El agente incómodo

Culpable o no, no cabe duda de que el 23 de noviembre de 2006 Vladimir Putin respiró aliviado. Una de sus bestias negras, Alexander Litvinenko (Voronezh, 1962 – Londres, 2006) acababa de exhalar su último aliento tras una intensa agonía. Tres semanas atrás, Litvinenko había sido envenenado con cantidades ingentes de polonio 210, un elemento químico altamente radioactivo. Pero en su boqueada había apuntado directamente al mandatario ruso como el causante incuestionable de su estado. “Quiero que el mundo vea lo que han hecho conmigo”, señaló en su lecho de muerte.

Litvinenko era un viejo conocido de los servicios secretos rusos. Exagente del legendario KGB y posteriormente del Servicio Federal Ruso (FSB), destacó por su labor en tareas de contraterrorismo y lucha contra el crimen organizado. Todo fue bien hasta que, presuntamente, en 1997 le dieron la orden de asesinar al magnate Boris Berezovsky, conocido suyo y para quien había trabajado. A partir de ahí todo se empezó a torcer. Durante sus años de servicio descubrió conexiones entre altos cargos de los cuerpos de seguridad rusos y organizaciones criminales. Alarmado, trató de comunicárselo a sus superiores, pero al no obtener resultado llegó a la conclusión de que el sistema estaba corrompido. El día de la llegada de Putin al frente de la FSB, llegó a transmitirle sus hallazgos, de acuerdo a la mujer de Litvinenko. Pero al aún entonces agente de inteligencia no le impresionaron.

­­­­­El despido de Litvinenko se produjo en noviembre de 1998, después de que él y varios agentes más denunciaran vía rueda de prensa los encargos a los que habían sido encomendados. Asesinatos o secuestros de políticos u hombres de negocios eran objetivos fijos en el FSB. Entre ellos Berezovsky, que cuatro días antes de la comparecencia de los agentes había acusado a Putin y otros mandos de haber orquestado su intento de asesinato en una carta abierta en un diario ruso. Inmediatamente, Putin lo cesó. “Despedí a Litvinenko y desmantelé su unidad porque los agentes del FSB no deberían dar conferencias de prensa. No es su trabajo, y no deberían hacer públicos escándalos internos”, alegó en una entrevista.

En octubre de 2000, el agente y su familia desobedecieron la orden que pesaba sobre ellos de no abandonar Moscú y volaron a Turquía, donde Litvinenko solicitó asilo a la embajada estadounidense en Estambul. Tras serle denegado, se trasladaron a Londres y volvió a intentarlo, esta vez con Reino Unido, que, en cambio, acabó por darle el sí en mayo del 2001.

12c9b6a4-b52f-4946-9a37-e1184c2ba49d
Alexander Litvinenko

En Inglaterra, donde residió hasta su muerte, Litvinenko desplegó todo su arsenal confidencial. Se convirtió en periodista, trabajó para un medio checheno, colaboró con la inteligencia británica y a lo largo de seis años escribió dos libros en los que dio rienda suelta a todo cuanto decía saber.

Acusó a Rusia de ser la mayor fábrica de terroristas mundial, y señaló sin paliativos que todos los actos terroristas alrededor del globo tenían algún tipo de vínculo con el país asiático. En sus múltiples entrevistas aseguró también cuestiones tan espeluznantes como la implicación de Rusia en algunos de los ataques más sangrientos de su historia reciente. Se refería ni más ni menos que a los atentados que dieron lugar al comienzo de la Primera Guerra Chechena, en 1998 (293 muertos); el tiroteo del parlamento armenio de 1999, en el que el primer ministro fue asesinado; el secuestro de un teatro moscovita por terroristas chechenos en 2002 (al menos 170 víctimas mortales) o la masacre del colegio de Beslan (Osetia del Norte) en 2004 (más de 385 muertos). Afirmó también haber escoltado al actual líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri, durante su desplazamiento a un centro de entrenamiento ruso, donde fue preparado durante 6 meses.

A Putin, por su parte, lo tachó de corrupto y de haber protegido una red de narcotráfico procedente de Afganistán durante su etapa en el FSB. Sin ambages, llegó incluso a calificarlo de pedófilo.

import_10811365_1
Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtún, señalados esta semana por Reino Unido como los autores del envenenamiento de Litvinenko

A veces, con pruebas. Otras, sin ellas. Algunas de las revelaciones de Litvinenko han sido puestas en duda por parte de expertos, pero no dejaron indiferente a nadie. Es público y notorio que estaba marcado como objetivo, posiblemente desde su huida de Rusia. El asesinato del agente se produjo apenas un mes después del de la periodista ‘anti-Putin’ Anna Politkovskaya en Moscú.

Los principales sospechosos del envenenamiento de Litvinenko, dos exagentes rusos llamados Lugovoi y Kovtún, han defendido su inocencia desde entonces. Lugovoi, ahora convertido en un político de renombre, ha calificado el informe que la semana pasada publicó la comisión investigadora como “patético” por su aparente poca precisión. A lo largo de los últimos 10 años que han pasado desde entonces las teorías sobre la muerte de Litvinenko han sido de lo más dispar. Desde el propio Berezovsky hasta la propia inteligencia británica han sido señalados (mayormente desde Rusia) como posibles autores del envenenamiento.

No obstante, tanto Lugovoi como Kovtún ingresaron en un hospital a su vuelta a Moscú al detectar muestras de radiación. Además, rastros de polonio 210 fueron encontrados por las autoridades en varios lugares en los que había estado Kovtún en las horas previas a su encuentro con Litvinenko.

Anuncios

Un comentario en “El agente incómodo

  1. Lo que esta claro tras el comunicado de los resultados de la investigación son dos cosas:
    – No esta confirmado que la muerte se produjera por el elemento Polonio 210.

    – “Tenemos pruebas!!! pero son secretas y no las vamos a publicar” cita textual.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s