Todos los escándalos de la presidenta

Es la enésima sacudida a la que tiene que hacer frente en apenas tres años de gobierno, pero en esta ocasión no está tan claro que pueda salir indemne de ella. Las recientes revelaciones de presunta corrupción por parte de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, ha sacado a cientos de miles de personas a la calle y la ha puesto una vez más y más que nunca contra las cuerdas. El ya conocido como “caso de la rasputina”, por el que la líder de una secta habría llevado a cabo graves injerencias en asuntos estatales gracias a su fuerte amistad con Park, ha hecho que una buena parte de la población haya pedido la dimisión de la mandataria, lo que se suma a la lista de escándalos que ha protagonizado directa o indirectamente. Estos son algunos de los más notorios:

Manipulación de la opinión pública en las elecciones de 2012. Posiblemente el caso de corrupción más flagrante tras el que afronta en estos momentos, tiene que ver con la probada colaboración de los servicios de inteligencia surcoreanos para favorecer la imagen de Park de cara a los comicios que le dieron el poder. Según las pesquisas judiciales, varios agentes habrían publicado durante la campaña miles de mensajes en la red en los que atacaban a los rivales de Park con la intención de atraer votos para su partido.

Defensa de la dictadura de su padre. Lo cierto es que, debido a su ascendencia, la popularidad de Park como presidenta ha estado fuertemente deteriorada desde el minuto 0. Park es la hija del dictador Park Chung-hee, que rigió el país durante 18 años (entre 1961 y 1979, cuando fue asesinado) y al que ella ha defendido al calificar el golpe de estado por el cuál llegó al poder como una “revolución para salvar el país”.

Actitud personalista y cambiante. Varios miembros de su formación, el Partido Saenuri o Partido de las Nuevas Fronteras, de centro-derecha, han acusado a Park, entre otras cosas, de condicionar las decisiones tomadas en el seno de la misma, actuar de forma incoherente respecto a lo que promulga o decir “una cosa un día y al siguiente la contraria”.

Equipo controvertido. A lo largo de su legislatura, la aptitud de Park también ha sido cuestionada por los escándalos en los que a su vez se han visto implicados miembros de su equipo. El más grave tuvo lugar en 2013, poco después de que tomara posesión, y acabó con el cese de un portavoz de la Casa Azul (la residencia presidencial) tras ser denunciado por agresión sexual a una trabajadora de la Embajada de Corea del Sur en Washington. Otros escándalos incluyen acusaciones a algunos de los nominados por Park para ocupar altos cargos gubernamentales en asuntos relacionados con especulación inmobiliaria o evasión de impuestos.

Manifestaciones de noviembre de 2015. Cerca de 80.000 manifestantes tomaron las calles a finales del año pasado para protestar contra algunas de las últimas decisiones emprendidas entonces por el Gobierno en materia educativa y económica. Por un lado, Park pretendía hacer que la asignatura de historia solo pudiese ser impartida en escuelas primarias e institutos por medio de libros de texto expedidos por el Estado. Por el otro, adoptar medidas que facilitasen el despido libre. Este cóctel de medidas desembocó en fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Falta de comunicación. En enero de 2015, la presidenta surcoreana solo había dado cuatro ruedas de prensa desde que tomara el poder en 2013. De ellas, tres habían sido discursos sin preguntas. Para más inri, en la única que sí aceptó preguntas exigió a cambio que le fueran remitidas con antelación, por lo que las respuestas eran leídas y totalmente preparadas.

‘Persecución’ a la prensa. En la línea de su falta de contacto con los medios también puede dejarse entrever su intención de ejercer un mayor control sobre ellos. Tal propósito se hizo manifiesto en los días posteriores al naufragio del ferri Sewol, en el que casi 300 personas perdieron la vida. Las críticas de los medios contra Park se multiplicaron por su poco acertada gestión de la tragedia, y en respuesta, la mandataria ordenó crear una comisión de investigación para monitorizar y represaliar a la prensa más incisiva.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s